jueves, 31 de marzo de 2016

Tus ojos desnudaron mi alma.
Tu respiración alteró mi sistema nervioso.
Tu cuerpo encendió la mayor de las pasiones.
Aquí estoy, imaginadome tu cuerpo arqueado, poseído por el mayor de los orgasmos.
Afrodita siente envidia de lo que siento por ti, ella pensaba que era quién creo el amor, pero hasta que no vio mis sentimientos supo que ella no fue.
Mi corazón late de felicidad cuando te tengo al lado y late con ferocidad cuando me agarras con las piernas por la cintura.
En ese momento cuando no se sabe donde empieza una y acaba la otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario