miércoles, 30 de marzo de 2016

¿Rendirse? Jamás.

No entiendo tantas malas caras, tantas conversaciones soltando el tema con tanta sutileza.
Quieren que estés soltera.
Pero no lo entiendo, ¿no fui yo quién te hizo sonreír?
¿No fui yo quién te hizo feliz?
¿No fui yo quién te pinto el mundo de colores sin apenas tenerlos?
¿No fui yo quién te dio el corazón sin pedir nada a cambio?
¿No fui yo quién cambio tus lágrimas por momentos qué no se olvidan?
Yo soy tuya, pero tú eres para mí.
No tendría que meterse nadie, pero el mundo no es el paraíso que creamos tú y yo cuando unimos nuestras manos.
Tengo claro que no me voy a rendir, tengo todo lo que me hace feliz.
Tu sonrisa, tu cuerpo, tus besos, hasta tus lunares me hacen sonreír.
Que se calle el mundo entero, que no se metan en lo nuestro.
Ni familia, ni amigos. Que yo te quiero para los restos.
Mi vida es muy corta, empecé a vivir de verdad hace 2 años.
Te necesito hasta para respirar.
Me da igual que me pongan la soga al cuello yo no me voy a rendir.
Me enseñaron a luchar por lo que quiero, y resulta que eres tú.
Tu nombre me lo trae el viento, me dice que siga, que no me rinda, que eres mi vida, el motivo del latir de mi corazón.
La Luna me dice que ella me ayudará, que te enamorará en mi nombre un poco más.
Las estrellas me muestran el camino hacía tu habitación y la distancia ya no se ríe al ver que no pudo con mi determinación.
Ya no quiero vivir en la tormenta, quiero seguir teniendo el refugio de tu regazo.
Eres verano, mientras que yo sin ti soy el peor de los diciembres.
Me calmas como nadie.
Me comprendes como nadie.
Me amas como nadie...
Tengo 22 y jamás tuve algo tan claro.
Quiero que seas mi mujer, la madre de mis hijos.
Quiero luchar por ti, por mí, por lo nuestro.
No estoy insegura, quiero que seas mi familia.
Ya no estoy al filo del abismo, ahora vuelo gracias a ti.
Que se ponga el mundo entero en nuestra contra, que le prendo fuego.




No hay comentarios:

Publicar un comentario