jueves, 27 de febrero de 2014

Confesión...

¿Matarlo?, claro que tuve ganas de hacerlo, es más me imagine una y otra vez la manera en como lo haría. Siempre preferí la de apretarle el cuello con mis propias manos.
Había días en los que incluso sentía el cosquilleo en mis manos. 
Pero nunca paso de ahí, me lo podía imaginar, y señor créeme era la mejor sensación del mundo.
Imaginaba su mirada pidiendo clemencia, mientras yo apretaba más y más.
Hasta que ya no podía respirar, y veía como el último suspiro de vida se le iba por los ojos.
No niego que me puede tomar por una loca con una imaginación demasiado elevada, pero había días en los que me imaginaba torturándolo, haciendo sentir todo lo que en su tiempo, él hizo sentir a los demás.
Si me pregunta qué era lo que me imaginaba le diría que ni la tortura que la iglesia infligía en la edad media, se podría comparar con lo que me imaginaba.
Pero eso era sólo, una imaginación demasiado elevada.
No llegue hacerlo por muy impulsiva que soy, porque en su día, al buscar consejo para controlar la ira que sentía al saber que ese monstruo,(o como lo quieras llamar) seguía vivo. Una persona a la cual la aprecio y le debo mucho me dijo:
"Tienes una vida por la que luchar y vivir, no la desperdicies por un arrebato de ira".
Y en ese momento me dí cuenta de que era verdad.
Tenía y tengo una vida por la que vivir. Nadie merece que la eche a perder por un arrebato de ira, o de coraje.

Siempre estaré a tu lado.

Alguna vez te has acostado en tu cama solo para ¿llorar? Y llorar porque te crees que eres fea y que no eres lo suficientemente buena para nadie.
Sé que siempre cuentas tus "defectos" de la cabeza a los pies, para hacerte sentir peor.
Sé que también lloras cuando la gente dice comentarios de ti, que sí qué te duelen, pero les ríes las gracias.
Sé que también has llorado por tu familia, y porque muchos han hecho que pienses que jamás realizaras tus sueños.
Sé que odias que te traten como una niña, pero luego te exigen que te comportes como una mujer.
Sé que "amigas" te han dicho que tus problemas no son "nada" comparados con los de los demás.
Sé que no quieres parecer una de esas chicas que sólo quieren llamar la atención y que le digan nada más que cumplidos. Y por eso te lo guardas para ti misma.
Alrededor de tus conocidos y amigos formas una sonrisa falsa, que todos ellos se creen que es de verdad. Pero después, por la noche, la chica que todos piensa que es feliz... Llora.
Pero... ¿Sabes qué?.
Conmigo no te sirve fingir querida. Yo me doy cuenta de lo que te ocurre. Por eso siempre me tendrás a tu lado, ya sea para algo bueno o malo.
No te dejaré sola.
Pues yo sé también que es la soledad, y sólo algunas veces es buena compañía.
Otras sólo es una forma más de tortura.