domingo, 18 de agosto de 2013

Lujuria.

Pasame el cigarro que me quiero intoxicar.
Pasame la cerveza que me quiero emborrachar.
Me da igual que seas ángel o demonio, te quiero saborear.
Encima de un altar, o debajo de una lapida.
Se que piensas igual que yo, entonces no lo dudes más, vamos a pecar.
Hagamos que la gente cuando nos vea murmure.
Hagamos que los niños se traumaticen.
No te preocupes por nada, cualquier sitio puede ser nuestra morada.
Me da igual si te sodomizo, al final se que te gustará.
Me encanta ver las gotas de sudor por tu torso.
Me da igual lo que digan los demás.
Déjame hincar las uñas en tu espalda.
Y acariciarme tú las nalgas.
Me encanta esa sensación, ese cosquilleo en la nuca cuando me dices "te deseo".
Venga, vamos no te preocupes por que sea tan descarada, total la muerte está a la vuelta de la esquina.
Vamos a disfrutar, a jugar.
Total iremos al infierno, y allí lo haremos más.