viernes, 10 de junio de 2011


Querré ahogarme, desangrarme o inflarme a pastillas,
tocar y acariciar mis venas con una cuchilla,
patadas en la boca estando atada y de rodillas,
o echarme gasolina y encender una cerilla.
Terminar con esta vida ya, de una vez por todas,
lanzarme a la bebida mientras todo el mundo llora.
Y cortar mi sufrimiento, de raíz a cal y canto,
porque así me sentiré, nadie podrá parar mi llanto.
Zambullirme en la piscina bien sujeta por el plomo,
morir atropellada sin saber porque ni como,
o echar veneno puro, cianuro en mi copa,
meterme sin descanso 1 par de gramos de farlopa.
Abrir la boca y apretar una pistola,
o mejor sobre mi sien y así destrozarme la chola.
Pegarme cabezazos contra el suelo hasta matarme,
o coger un cable de tensión y electrocutarme.
Es lo suyo, cuando esté muerta en vida,
cuando ya no tenga nada, y la cosa esté jodida..
Ha pasado el tiempo pero aun quedan cicatrices...

Derrumbada...


¿Sabes llorar sin parecer que te han derrumbado?
Es imposible ¿verdad?.
Pues imagínate el dolor que yo siento por dentro cuando quiero llorar...Y sentirme tan débil...Que me doy hasta asco.
Y no lloro, me lo guardo...Mientras que eso se hace más y más grande.
El llanto se convierte en odio.
Sí, odio al verte y no poder mirarte a los ojos y decirte que no te necesito.
Aquella vez quedemos en no volver hablar más de eso, y aun así...No lo olvido.
Prometí que no agacharía la cabeza, pero el peso que soporto es demasiado grande...No puedo con el.
¿Cómo sigo adelante?
¿Tengo gente en la que de verdad pueda confiar, o, solo es una vana ilusión?
¿Qué se supone que debo hacer?
¿Alejarme de quien me importa, cómo todos quieren,o, sigo ahí?
Tengo un lió....
Quiero gente que me responda...
Quiero algo que me demuestre que... Sí...que puedo estar bien...
Y no tener que llevar mi mente a un mundo no real...